Anterior

ⓘ Condado de Marcel de Peñalba




Condado de Marcel de Peñalba
                                     

ⓘ Condado de Marcel de Peñalba

El condado de Marcel de Peñalba es un título nobiliario español, de Castilla. Fue concesión del rey Felipe IV, por Real Decreto del 14 de diciembre de 1648 y Real Despacho del 30 de mayo de 1649, en favor de García de Valdés y Osorio, gobernador y capitán general del Yucatán, alférez mayor de la ciudad de México, alcalde mayor de la de Puebla de los Ángeles y provisor de este obispado, todo en la Nueva España, señor de Marcel de Peñalba en Asturias. ​

                                     

1. Llamados condes de Peñalva

Hay que advertir que durante todo el Antiguo Régimen los poseedores de esta merced eran generalmente llamados "condes de Peñalva" o "de Peñalba", tanto en la Nueva España como en Asturias.

                                     

2. El señorío de Marcel de Peñalba

El concesionario del condado - y antes que él su padre y abuelo - recibían el dictado de señores de Marcel, o de Marcel de Peñalba, como poseedores del coto redondo de Marcel o San Marcelo, situado en la parroquia de Santa Eulalia de Doriga y actual concejo de Salas. Este pequeño estado fue segregado de las antiguas posesiones de la casa de Doriga, de la que los poseedores descendían por línea de varón. Comprendía el coto dos molinos hidráulicos a orillas del río Narcea y una aldea donde tal vez existió alguna iglesia o ermita, como sugiere el nombre de santo. García de Valdés y María de Valdés su mujer, señores de Marcel y abuelos del primer conde, vincularon este coto en el mayorazgo que fundaron en 1573.

No era señorío jurisdiccional

Sin embargo, los señores de Marcel de Peñalba no poseían la jurisdicción del lugar. Tal dictado parece recordar el de señores del valle de Doriga o las Dorigas que en la antigüedad usaban sus antepasados, y que denotaba un dominio territorial.

El historiador asturiano Gonzalo Anes, marqués de Castrillón, director que fue hasta su muerte de la Real Academia de la Historia, dedicó su discurso de ingreso en esta corporación a hacer un elenco de los señoríos jurisdiccionales existentes en Asturias a mediados del siglo XVIII, tanto eclesiásticos como laicos, basándose en la encuesta practicada para imponer la Contribución Única y recogida en el Catastro del Marqués de la Ensenada. Anes constató que en dicha época el V conde de Marcel de Peñalba poseía las jurisdicciones del concejo de Allande y del coto de Cazo en el de Ponga, y que Marcel de Peñalba no era un señorío jurisdiccional. Pero quiso dar fe de la existencia de esta denominación, y al ocuparse del contador Rodrigo de la Rúa y Cienfuegos, que en tiempos del Emperador compró al conde de Luna la jurisdicción de Allande, consignó que "su descendiente ​

El Palacio de Lanio

Era anejo a este estado el palacio de Lanio, que servía de residencia a los señores aunque estaba situado fuera del coto, aguas arriba del río Narcea: en el lugar y parroquia de San Lorenzo de Láneo, del concejo de Salas. El edificio aun existe: es una construcción de principios del siglo XVII de planta rectangular y dos alturas. Su fábrica es de mampostería enlucida, reforzada con sillares regulares en los esquinales y en los recercos de los vanos. El alero, de hiladas de tejas superpuestas. Destaca en la fachada principal su puerta de arco de medio punto con grandes dovelas. Algunos de los vanos primitivos fueron sustituidos en época posterior por ventanas más grandes, labradas en granito. Se halla en estado ruinoso pero su estructura resiste las injurias del tiempo.

                                     

3. Mayorazgo: la casa de Valdés de Cangas de Tineo

El título nobiliario quedó agregado al mayorazgo que poseía el concesionario y que había sido fundado en 1573 por sus abuelos paternos: García de Valdés de Cangas y María de Valdés.

                                     

4. Memorial

Cumpliendo el procedimiento habitual para la obtención de un título del reino, el concesionario había elevado a S.M. un memorial genealógico solicitando la merced y exponiendo los méritos contraídos por sus ascendientes al servicio de la Monarquía. Este memorial fue redactado hacia 1645 por el doctor Sancho de Doriga, un erudito clérigo pariente del interesado, que por entonces era catedrático de la Universidad de Salamanca y más tarde sería canónigo de Toledo e inquisidor de Granada y de Valladolid. Sancho de Doriga fue autor también del extenso Memorial por el Conde Nava impreso en Granada en 1653, que sirvió a un sobrino suyo para obtener en 1659 el título de Sicilia de conde de Nava creado de nuevo como título de Castilla en 1835.

A finales del siglo XVIII, el bibliógrafo González de Posada identificaba dicho memorial con una Genealogía de los Valdeses que obraba copiada en los manuscritos de Manuel Caballero Flórez Valdés:

El memorial por el conde de Peñalba, bastante sucinto, versaba sobre la ascendencia Valdés común al peticionario y al redactor. Y en efecto, se puede leer en las pp. 35-55 de la edición de María Josefa Sanz Fuentes de las Noticias de Tineo de Manuel Caballero obra publicada en 1995 y citada en la bibliografía. ​Su texto es transcripción de los ff. 36v al 60r de un manuscrito del siglo XVIII titulado Nobiliario de varias familias de la villa de Tineo. y obrante en la Biblioteca Nacional de España bajo la signatura Ms. 9656. Lleva por título de sección "Breve compendio de la mui noble e ilustre familia antigua de Baldés", e incluye al final la siguiente nota de autoría:



                                     

5. Vizcondado previo

Este título de conde fue creado con el vizcondado previo de San Pedro Mártir de la Vega del Rey.

San Pedro Mártir era un opulento ingenio azucarero sito en el valle de Cuautla y provincia de las Amilpas, de la Audiencia de México. A mediados del siglo XVIII, José Antonio Villaseñor lo reseñaba así en su Teatro americano:

García de Valdés y Osorio poseyó el ingenio de San Pedro Mártir por derecho de Margarita Beltrán de Esquivel, su mujer, que fue la propietaria durante más de cincuenta años: de 1629 a 1686. Ella lo había heredado de Manuel de Casasano y Celis, su primer marido, que a su vez lo hubo de su padre, el contador Jordán o Giordano Casasano. El contador fue quien edificó las instalaciones e iglesia, con licencia dada en 1603 por el virrey marqués de Montesclaros, a partir de un trapiche que había pertenecido a Toribio Fernández de Celis, su suegro. El trapiche para hacer piloncillo fue fundado, como el de Santa Inés, por Diego Caballero a finales del XVI. El fundador contaba con licencia del virrey conde de Monterrey, quien le hizo merced de cinco caballerías de tierra en las inmediaciones. ​

La segunda parte de la denominación del vizcondado parece aludir a algún lugar del Principado de Asturias, donde existen dos aldeas de este topónimo. Tal vez la de Vega de Rey, situada en la parroquia de San Martín de Semproniana y concejo de Tineo, a nueve kilómetros de la capital municipal. O más probablemente la de la Vega del Rey, en la parroquia de Santa María de Castiello y concejo de Lena, a tres kilómetros y medio de la Pola.

                                     

6.1. Historia genealógica Señores de Marcel de Peñalba

Padres del primer conde

  • García de Valdés y Osorio, que seguirá y fue el primer conde,
  • María Antonia de Valdés Osorio y Tineo, en cuya descendencia recayó la casa al extinguirse la del primer conde. Casó en 1611 con Rodrigo González de la Rúa y Cienfuegos, señor de Allande, mayorazgo de las casas de Cienfuegos en dicho concejo y Castiello en el de Lena. Ambos cónyuges testaron en Allande el 17 de enero de 1610, al capitular su casamiento. Y ella, siendo viuda, hizo nuevo testamento en Cangas de Tineo el 9 de agosto de 1648, por el que fundaba vínculo de tercio y quinto en favor de su primogénito y sucesor: Baltasar González de Cienfuegos y Valdés, señor de Allande, que nació en su palacio de la Pola, fue bautizado en San Andrés el 12 de enero de 1612 y testó en 1655. Otorgó capitulaciones el 19 de julio de 1636 en la casa de Cebos sita en Benia de Onís, a fe de Alonso Peláez, y casó el mismo día en la parroquial de Santa Eulalia con María de Estrada Manrique y Cebos, natural de dicha casa, hija del teniente general Antonio de Estrada y Manrique de Guevara, corregidor de Ciudad Rodrigo y de Toro, alcalde noble de Llanes, y de Juana Fernández de Cebos, señora de las casas de Cebos y Ardisana, ésta en el concejo de Llanes; nieta de Fernando de Estrada, señor de la casa de Estrada de Llanes, que sirvió al rey Felipe II, y de María Manrique de Guevara y Pimentel, de los señores de Treceño y Escalante, y materna de Diego Fernández Arnero, señor de la casa de Ardisana y patrono de la malatería del mismo lugar, y de Toribia de Cebos, señora de esta casa. Fueron padres de
  • Juan de Valdés Llano, que sigue,
  • Rodrigo González de Cienfuegos Valdés y Estrada, el Viejo, de quien se hablará más abajo, pues fue el III conde de Marcel de Peñalba.
  • Y María Antonia de Cienfuegos y Estrada, natural de la Pola de Allande, que fue bautizada en San Andrés el 8 de octubre de 1638 y testó en Llanes el 16 de mayo de 1685. Previas capitulaciones de 1664 otorgadas en su casa natal ante Alonso de Llano, casó con el capitán Antonio de Rivero Posada, natural y señor de la casa de Rivero de Llanes, diputado la Junta General y procurador general del Principado, que fue bautizado el 22 de junio de 1643 y testó siendo viudo en Llanes el 19 de enero de 1718. Hijo y sucesor de Juan de Rivero Posada y de María de Posada Valdés, naturales de Llanes. Con descendencia varonil que ostentó por entronque el marquesado de Deleitosa, recayendo la casa en los Vereterra, marqueses de Gastañaga, y en los Duque de Estrada, condes de la Vega del Sella.
  • Ana Manuela de Cienfuegos y Estrada, que finó en 1677 y casó, previas capítulaciones otorgadas el 30 de julio de 1665 ante Pedro Fernández, escribano del concejo de Gozón, con Francisco Lorenzo Maldonado Tineo y Llano, que testó el 29 de julio de 1678 a fe de Andrés López Arias, escribano de Ponferrada, y murió poco después. Hijo primogénito de Francisco Antonio Maldonado Laciana Tineo y Osorio, a quien premurió, señor de las villas bercianas de Priaranza, Posada del Río y San Pedro Castañero y de los cotos de Bárcena y la Mortera en el concejo de Tineo, su alférez mayor y depositario general, poseedor de los mayorazgos de Tineo, Priaranza y Laciana, y de Ana de Llano y Queipo, su segunda mujer, de la casa de Santa Olaya de Cueras en el concejo de Cangas. Con posteridad en que siguieron aquellas casas y jurisdicciones.


                                     

6.2. Historia genealógica Primer conde

El concesionario

García de Valdés y Osorio, I conde de Marcel de Peñalba. Fallecido el 1.º de agosto de 1652

Casó con Margaríta Beltrán nacieron:

  • García de Valdés Osorio y Esquivel, que sigue, y
  • Fernando de Valdés y Beltrán, natural de México, que fue bautizado en la Metropolitana Sagrario el 1.º de junio de 1644 y murió soltero antes que el mayor. En 1651 probó su nobleza para ingresar en la Orden de Santiago.
II conde

En 1652 sucedió su hijo

García de Valdés Osorio y Esquivel, II conde de Marcel de Peñalba. Falleció sin descendencia el 16 de junio de 1677 en la villa de Nejapa, ​ sucedió su hijo

Iván Bernaldo de Quirós y Álvarez de las Asturias-Bohorques, III marqués de Quirós y XI de Campo Sagrado, XII y actual conde de Marcel de Peñalba, grande de España, que nació en Madrid el 26 de mayo de 1956.

Los usuarios también buscaron:

...
...
...