Anterior

ⓘ María de la Providencia




                                     

ⓘ María de la Providencia

María Eugenia Smet conocida como María de la Providencia fue una religiosa francesa, fundadora de la orden de las Auxiliadoras de las Almas del Purgatorio. Es venerada como santa y conmemorada el 6 de marzo.

                                     

1. Biografía

María Eugenia Smet nació en Lille, Reino de Francia, el 25 de marzo de 1825, y era hija de Henri Édouard Joseph Smet, un comerciante y Marie Pauline Joseph Taverne, siendo la tercera de seis hijos. Su hermana Emma 1828 -1910 fue también una auxiliar religiosa del purgatorio que luego mudó su nombre a Madre María de San Ignacio.

                                     

1.1. Biografía Estudios

Sus estudios los hizo interna en un colegio de religiosas; y allí adquirió una sólida formación religiosa, cuyas características principales fueron una confianza total en la Divina Providencia, un gran amor y devoción por las benditas almas del purgatorio, y una fuerte inclinación hacia la vida religiosa.

Al volver a su casa después de terminar sus estudios de bachillerato se propuso estar siempre ocupada y ayudar en lo más posible a los pobres. Cada día cocinaba una enorme olla de sopa y la repartía entre los más indigentes. Y a los que no podían salir de su casa por estar enfermos, les llevaba alimentos a sus propios hogares. Le encantaba ayudar a barrer y adornar los templos.

                                     

1.2. Biografía Obra misionera

Cuando ya llevaba 7 años dedicada a estas obras, un día asistió a un retiro predicado por un misionero y salió llena de entusiasmo por las Misiones. En adelante se dedicó a recoger ayudas para los misioneros y a hacer rifas para conseguir dinero para las misiones. Los misioneros se quedaban admirados de las cantidades de ayudas que esta joven les conseguía.

A los 27 años, con permiso del confesor, hizo voto de castidad.

  • en 1863 funda la casa de Nantes.
  • En noviembre de 1853 descubrió su misión en la Iglesia.
  • El 4 de agosto de 1867, las Auxiliadoras fueron llamadas la misión de China
  • En 1957 fue beatificada por Pío XII.
  • En 1859 Adopta las Reglas y Constituciones de la Compañía de Jesús
  • En 1855 el Cura de Ars la confirma en su misión.
  • De 1836 a 1843 fue educada en el Sagrado Corazón de Lille
  • De 1843 a 1853 dirigió una intensa vida apostólica.
  • En 1869 fundó la casa de Bruselas.
  • El 7 de febrero de 1871 murió en París la edad de 45 años, de cáncer de mama. Está enterrada en el cementerio de Montparnasse.


                                     

2. Obra por las almas del purgatorio

El siglo XIX fue un tiempo fuertemente marcado por la devoción a las almas del Purgatorio. Esta devoción se expresa a menudo por la insistencia en la necesidad de sufrir y expiar en este mundo, a fin de acortar el sufrimiento después de la muerte. Eugenie Smet, por su experiencia, estaba segura de que Dios le era fiel y fundó la Congregación religiosa católica Auxiliadoras de las Almas del Purgatorio para una misión universal: "ir de las profundidades del purgatorio y a los últimos límites de la tierra". En este espíritu invita la auxiliadora a no atar a una obra particular y no ser detenida por ninguna frontera ni siquiera la de la muerte. Eugénie Smet considera al purgatorio como una experiencia radical del amor.

Iniciada en la espiritualidad ignaciana desde su educación en el Sagrado Corazón de Lille, Eugenie Smet adoptó las reglas y constituciones de la Compañía de Jesús el 25 de marzo de 1859, después de tres años de ensayo y error.

                                     

3. Organización Auxiliadoras de las Almas del Purgatorio

Eugénie Smet, gracias a los consejos de Juan María Vianney, fundó el 19 de enero de 1856, en París, una sociedad de mujeres, que tenía como finalidad salvar las almas del purgatorio a través de las obras de misericordia espirituales y corporales. Entre las primeras religiosas profesa se encontraba la misma fundadora, que cambiaría su nombre por María de la Providencia. Inmediatamente después de la fundación, numerosos fueron los pedidos de las diversas diócesis francesas para abrir una casa del instituto. En vida, la fundadora llegó abrir las casas de Nantes 1864 y Bruselas 1869 en Bélgica y las de Shanghái 1867 y Zi-Ka-Wei 1869 en China. ​